Blog

7 hábitos esenciales para unos pies suaves y perfectos

Los pies son una de las unas partes de nuestro cuerpo que acostumbramos a cuidar menos. Realmente, muy rara vez…

7 hábitos esenciales para unos pies suaves y perfectos

Los pies son una de las unas partes de nuestro cuerpo que acostumbramos a cuidar menos. Realmente, muy rara vez nos preocupamos por ellos olvidándonos de que son una parte fundamental de nuestro cuerpo. Gracias a ellos conseguimos mantener el peso de nuestra estructura y nos desplazamos a todos lados.

Por ello, sin importar en la época del año en la que estemos debemos prestar atención a nuestros pies y dedicarles un poco de nuestro tiempo para asearlos correctamente, hidratarlos como se merecen y mantenerlos saludables.  Hoy te contamos 7 hábitos esenciales que te permitirán tener unos pies suaves y perfectos.

1. Utiliza calzado adecuado

Utilizar el calzado adecuado es fundamental para mantener nuestros pies saludables. En muchas ocasiones, no solemos preocuparnos por el tipo de zapato que llevamos y escogemos en función de si nos gustan o no.  Lo más recomendable es optar por calzado cómodo, amplio y funcional y, sobretodo, limitar el uso de de tacones o calzado con plataformas.

En el caso de que practiques deporte es recomendable que investigues sobre los diferentes tipos de zapatillas deportivas que ofrecen tanto tiendas físicas como las tiendas online de calzado deportivo. Ten en cuenta que dependiendo del tipo de actividad física que practiques tendrás unas necesidades u otras, por ejemplo, en el caso de que hagas running puedes necesitar más amortiguación que si solo sales a caminar.

2. Utiliza calcetines

Del mismo modo que el tipo de calzado que utilicemos, los calcetines son elementos fundamentales y es necesario que nos habituemos a utilizarlos. Evita los que son demasiados apretados, ajustados o fabricados con materiales sintéticos como el poliéster. Este tipo de materiales aumenta la sudoración y genera mal olor tanto en el pie como en el calzado, además puede promover la aparición de hongos. Lo mejor son los calcetines de algodón, los que absorben el sudor y dejan además de esto que nuestros pies estén más frescos, secos y que respiren mejor.

3. ¡Descálzate!

El ser humano lleva de pie millones de años ya, por lo que, andar descalzo lo más natural del mundo y además es saludable. Intenta superficies que son beneficiosas para tus pies, algunas de ellas pueden ser: la arena o el césped. Andando descalzo sobre este tipo de superficies mejoramos la circulación de nuestros pies, contribuimos a su relajación y a su bienestar general. Intenta andar por superficies seguras y evita los espacios públicos que pueden estar plagados de elementos punzantes peligrosos.

4. Date baños y masajes

Cuando nuestros pies se sienten inflamados o bien cansados, existen distintos antídotos que nos pueden ayudar a paliar estos síntomas. Lo más recomendable es sumergir nuestros pies en agua templada o bien caliente mezclada con algún producto como lavanda o bien limón. Aparte de eso se pueden dar ligeros masajes que relajen nuestros pies, los desinflamen y les den un aspecto aún más bonito.

5. Elimina las durezas de tus pies

Si nuestros pies tienen durezas, lo más recomendable es usar alguna lima o bien piedra porosa para ayudar a quitarlas. Actualmente existen diferentes productos eléctricos que cumplen esa tarea de forma más fácil y rápida. Recuerda tener cuidado mientras utilizas las limas eléctricas en tu ritual de belleza para los pies, ya que un mal uso de estas podría provocar cortes o pequeñas lesiones más o menos profundas.

6. No te olvides de las uñas

Las uñas son parte de nuestros pies de la que no debemos olvidarnos. Es recomendable que las lleves cortas para evitar tener inconvenientes con ellas, como por ejemplo que se encarnen. Como bien sabrás, una uña encarnada puede llegar a ser una gran molestia además de provocar mucho dolor. Recortar las uñas periódicamente evitará que no puedas caminar por tener una uña encarnada, aparte de mejorar la apariencia a tus pies.

7. Asea tus pies diariamente

Por último y por más obvio que parezca, nuestros pies han de ser lavados a diario a lo largo del baño. Es fundamental no usar ningún tipo de fibra que pueda dañar la piel de tus pies, lo más adecuado es usar tus propias manos. Utiliza un jabón neutro que no provoque resequedad y una vez lavados, recuerda secarlos bien con una toalla o dejar que se sequen al aire.

¡No te olvides de tu rutina de belleza para tus pies! Sigue nuestros consejos y mantén tus pies suaves, perfectos y saludables.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *